Presentación > Blog de Actualidad > La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha presentado, en este mes de noviembre, su Informe Energético Mundial

La Agencia Internacional de la Energía (AIE) ha presentado, en este mes de noviembre, su Informe Energético Mundial

15/11/2012

petroleo-usa.jpgLa Agencia Internacional de la Energía presentó su informe energético mundial, World Energy Outlook, en el que desvela una serie de cambios en la oferta y demanda mundial energética, que avanzan una revolución geoestratégica de enorme calado. Asegura la AIE que la utilización de nuevas técnicas de perforación, con empuje hidráulico a las bolsas ociosas de crudo, y fractura de rocas han permitido a Estados Unidos aumentar en gran medida su producción de petróleo y de gas (shale gas, de esquisto), de tal suerte que la primera potencia mundial se convertirá en no más de ocho años en el mayor productor mundial de petróleo, por encima de Arabia Saudí, y en algo más de 15 años será independiente energéticamente, convirtiéndose en un país exportador de crudo. Actualmente, Estados Unidos importa el 20% de sus necesidades energéticas, y la garantía de su abastecimiento es una continua fuente de conflictos bélicos. Al cambio brutal que producirá esta ruptura de la balanza energética internacional hay que añadir el incremento de la competitividad de las empresas estadounidenses, ya que, según la AIE, la masiva utilización de perforación y fractura de rocas para conseguir gas, ha llevado los precios a mínimos históricos.

El informe de la AIE asegura que Estados Unidos ha conseguido bajar este año los precios del gas que consume a una quinta parte de lo que le cuesta a Europa pagar el suyo importado, y la octava parte del precio que paga Japón.  En esta coyuntura no resulta extraño que la patronal alemana haya realizado un manifiesto la semana pasada en el que advierte de la pérdida de competitividad de su industria y por extensión, también de la europea, respecto a la estadounidense, debido al menor coste del más relevante de todos, el energético. Ayer también, Volkswagen mostró su preocupación por los costes de la energía en Europa, trayendo a colación de nuevo el debate sobre la explotación del gas de esquisto.

Francia ha renunciado por ahora a su explotación por considerar que las técnicas de fractura de las rocas del subsuelo pueden originar graves problemas medioambientales. Estados Unidos ha mirado para otro lado en este asunto, aunque avanza hacia técnicas menos dañinas, como podría ser la ruptura con helio.

La Agencia apunta también otra fuente de conflicto: el agua. Las necesidades hídricas para la producción de energía crecerán a un ritmo que duplicará el de la demanda energética.  El agua es esencial para la producción de energía, tanto en generación eléctrica, como en la extracción, transporte y procesamiento de petróleo, gas y carbón, y cada vez más en la irrigación de plantaciones de cereales utilizados para la producción de biocombustibles. El crecimiento de los consumos de agua se cifra en un 85% en 20 años.

La pugna por este bien escaso entre la población y los proyectos energéticos se incrementará, según la AIE, poniendo en peligro muchos de ellos, especialmente el desarrollo de algunos de  esquisto, la explotación de tierras petrolíferas en Canadá y el mantenimiento de algunos pozos en Irak, entre otros.

El informe de la Agencia pone especial énfasis en la necesidad de mejorar las políticas de eficiencia energética, que se han mostrado muy pobres en la última década, habiendo un largo camino por recorrer en lo que atañe a la eficiencia en la construcción, con edificios mucho mejor proyectados y aislados, y en la industria. En opinión de la AIE, tomando medidas adecuadas se podría conseguir que el consumo de petróleo alcanzara el máximo en 2020 para luego decaer considerablemente.

Fuente: http://www.lacelosia.com/

Comentarios

Mª Ángeles Lorenzo Quintela
Tf. 655 287 195
E-mail: lorenzo.marian@gmail.com
http://analisissocialymedioambiente.com

2012 © CREOWEBS. Diseñamos y creamos